Psicosis, demencia y metanfetaminas: el infierno de la ex cantante de Black Eyed Peas

by Maria Fernanda Rey
0 comment

En muchas ocasiones, los excesos parecen ser moneda corriente en el mundo de la música. Para Fergie, la ex cantante de la banda Black Eyed Peas, estos problemas comenzaron mucho antes de lograr fama mundial. Pero los llevó al extremo.

Todo comenzó cuando tenía 9 años, época en la que comenzó a trabajar en un programa de televisión infantil. “Cuando eres un niño trabajador tienes que ser profesional. Te enseñan a no tener berrinches, a siempre complacer a los demás… Aprendes a reprimir tus sentimientos. Esa es una de las razones por las que caí en las drogas más adelante”, contó hace un tiempo.

A la TV le siguió la música. En los 90, tras haber participado en varios shows infantiles, Stacey Ann Ferguson -tal es su verdadero nombre- decidió formar la banda Wild Orchid junto a Stefanie Ridel y Renee Sandstrom, dos de sus amigas de aquel entonces. Si bien tuvieron cierto éxito, el grupo se disolvió en 2001 por problemas con la discográfica.

En el medio de todo esto, Fergie tocó fondo: empezó a consumir metanfetaminas. Eran los años previos a su desembarco a los Black Eyed Peas, banda a la que se sumó en 2002 y con la que sería reconocida en todo el planeta.

“Fue mi punto más bajo, sufría de psicosis y demencia inducidas químicamente. Alucinaba a diario. Me llevó un año dejar de tomar esa droga y que los químicos que había mi cerebro se calmaran. Después dejé de ver cosas. Solo estaba sentada, viendo una abeja o un conejito al azar”, se sinceró en 2017.

Su estado mental era tal que hasta pensó que la CIA, el FBI y un equipo de SWAT la estaban vigilando. Pero su suerte comenzó a cambiar cuando buscó ayuda en una iglesia.

“Al principio intentaron echarme, porque me estaba moviendo por los pasillos de manera loca. Pensé que había una cámara de rayos infrarrojos en la iglesia tratando de verificar mi cuerpo. Pasé corriendo por el altar hacia un pasillo y dos personas me perseguían”, relató sobre aquel episodio.

Y continuó: “Recuerdo haber pensado: ’Si camino por fuera, y el equipo SWAT está por ahí, tenía razón todo el tiempo. Pero si no están ahí, entonces son las drogas las que me hacen ver las cosas y terminaré en una institución. Y si realmente son las drogas, de todos modos, no quiero vivir así más de esta manera’”.

La realidad, claro, era una sola. “Obviamente no había un equipo SWAT, estaba yo sola en el estacionamiento. Fue un momento de liberación. Lo de las drogas, fue muy divertido… hasta que no lo fue”.

Su estado era crítico: llegó a pesar poco más de 40 kilos, tal como confesó en una charla con Oprah Winfrey. “Pero doy gracias todos los días de que me pasara a mí. Porque esa es mi fortaleza, mi fe, mi esperanza para algo mejor”, aseguró.

Afortunadamente, llegó el tiempo de la recuperación. Hizo terapia y logró superar las adicciones. Más cerca en el tiempo, en 2013, tuvo una hija con el actor Josh Duhamel, con quien se casó en 2009 (se terminaron separando en 2017).

El resto, claro, es un poco más conocido: con los Black Eyed Peas, su voz llegó a todos los rincones del planeta y es volvió en un ícono de la música. /Clarin

Comparte
0 comment

También te puede interesar

Leave a Comment