Patricio Carey, el financista rosarino acusado de lavado, volvía de Qatar y lo detuvieron en Ezeiza

by Federico Rey
0 comment

Carey regresaba al país en el vuelo 1141 de Aerolíneas Argentinas precedente de la ciudad de Roma, Italia.

Patricio Carey fue detenido en las últimas horas en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza por la Policía de Seguridad Aeroportuaria luego de regresar del Mundial que se está desarrollando en Qatar. Lo bajaron esposado del avión en el que se trasladaba, está en una sala especial y se esperan las órdenes de Fiscalía para saber si debe quedar incomunicado.

En agosto de este año, el fiscal de la Unidad de Delitos Económicos del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Sebastián Narvaja, había solicitado cinco años de prisión para el financista y la apertura del juicio oral. En ese marco, el funcionario pidió una multa de 80 mil dólares y el decomiso de bienes y dinero. En un principio, iba a solicitar la prohibición de salir del país durante el plazo de la condena.

Patricio Carey fue detenido en las últimas horas en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza por la Policía de Seguridad Aeroportuaria luego de regresar del Mundial que se está desarrollando en Qatar. Lo bajaron esposado del avión en el que se trasladaba, está en una sala especial y se esperan las órdenes de Fiscalía para saber si debe quedar incomunicado.

En agosto de este año, el fiscal de la Unidad de Delitos Económicos del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Sebastián Narvaja, había solicitado cinco años de prisión para el financista y la apertura del juicio oral. En ese marco, el funcionario pidió una multa de 80 mil dólares y el decomiso de bienes y dinero. En un principio, iba a solicitar la prohibición de salir del país durante el plazo de la condena.

La causa que llevó a la detención de Patricio Carey

En junio de este año, el titular de la financiera allanada en 2020 había solicitado a la Justicia que archivara la causa que lo tiene como imputado por la tenencia ilegal de 174 DNI y la venta de dólares al narco Marcelo “Coto” Medrano, ocurrida en septiembre de ese año. El delito que se le atribuye es el lavado de activos de origen ilícito en calidad de autor.

La investigación llegó a Cofyrco tras el asesinato de Medrano, que había estado preso en una causa por narcotráfico y tenía vinculación con Los Monos y era uno de los líderes de la barra de Newell’s. Cuando los fiscales Edery y Schiappa Pietra dieron con su celular, encontraron que unas horas antes de morir había comprado casi 18 mil dólares en la financiera del centro. Al allanar unos meses más tarde las oficinas de Corrientes al 800, aparecieron otros datos que habilitaron el trabajo de la Unidad de Delitos Económicos.

Es que “Coto” no había tenido ingresos demostrables a lo largo de toda su vida y por eso el dinero que utilizó aquel día de su muerte puede haber provenido -según la teoría del fiscal Sebastián Narvaja- de la venta ilegal de estupefacientes. Fiscalía imputó a tres directores y un asesor financiero de la firma fueron imputados, además del intermediario que hizo de nexo con la operación con el narco. En este sentido, uno de los hallazgos fue una bolsa con casi 200 documentos de identidad que eran utilizados para comprar dólares en el mercado oficial sin que sus titulares lo supieran, ya que los habían denunciado como extraviados.

Para el fiscal Narvaja, había un rol clave que tenía Carey en la empresa más allá de lo que dijesen los papeles de composición societaria. Y desde ese lugar, le era imposible desconocer las irregularidades que descubrió el MPA cuando investigó el asesinato de Medrano, que involucraron a la financiera céntrica.

Otra de las acusaciones que realizó Narvaja estuvo vinculada con tablets que se sacaron de una oficina mientras los efectivos hacían el allanamiento. En las imágenes de las cámaras de seguridad de Cofyrco quedó registrado el momento en el que los dispositivos electrónicos que se sospecha podían tener información que no debía ser vista por los sabuesos del MPA, fueron retirados del lugar dentro de los pantalones de los imputados.

La jueza, tras los argumentos de la defensa y Fiscalía en el escrito, señaló para justificar la negativa al pedido de archivar la causa: “No han transmitido al Tribunal mérito convictivo suficiente para derivar en un estado de convencimiento en los terrenos de certeza negativa en cuanto a la dirección incriminante que transita la fiscalía según lo ha alegado, en ninguno de los puntos traídos a conocimiento y que formarían base para el dictado de archivo”.

Además, el mismo documento planteó que “en el sistema acusatorio intentar las vías mencionadas sin éxito en cuanto a la certeza que se reclama, siendo que la cuestión es susceptible de debate, puede llegar a interpretarse como posible distorsión del sistema haciendo entrometer al juez de la IPP en la tarea del fiscal”. Es que uno de los argumentos esgrimidos por la defensa de Carey era el de establecer valoración de los diferentes testigos que se aportaron hasta aquí en la investigación -muchos de ellos ex empleados de Cofyrco- ya que habría enemistades personales que motivaron la declaración. Para la jueza, esa es una decisión que debe darse en el marco de una audiencia de debate de un juicio.

Comparte
0 comment

También te puede interesar

Leave a Comment